..... Elija una opción del menu ..... Página personal de Antonio F. Urdiales Urdiales .....

 

 

 

MENU

 

APELLIDO
URDIALES

Origen e Historia

Heráldica

Etimología

Los 1º Urdiales

En el mundo

 

GENEALOGIA
MI FAMILIA

Padres

Abuelos

Antepasados

Nombres y Apellidos

Lugares y Poblaciones

Cronología

Fuentes documentales

Historias

 

REINOS EN IBERIA

Reinos 718-1516

Reinos 1495-1931

Reyes 718-1931

 

MALAGA

Leyendas Malagueñas

 

W.E.B.

Enlaces

Libro visita (leer)

Libro visita (firmar)

 

 

 

 




Leyendas Malagueñas

 

abulas, leyendas e historias Malgueñas.

Leyendas Malagueñas

 

fotos
La peña de los enamorados
fotos

     La leyenda mas conocida de amores entre moros y cristianos en la provincia de Málaga, sin duda es la que a continuación vamos a relatar. Es una historia trágica pero verdadera, que sucedió en la frontera de los dos reinos rivales.





 

     Ardama era hija única de Ibrahim, alcaide de Arxiduna (la actual Archidona), quiso el destino que conociera a un joven y gallardo doncel cristiano que había sido hecho cautivo por los soldados de su padre. Se llamaba Tello de Aguilar.

El amor nació entre los dos niños, reunianse a eso de la media noche para no ser visto, en un parque cerca del castillo. Más de un año llevaba de relaciones y una noche comprendieron los jóvenes amantes que la única forma de estar junto, era huir a zona cristiana para poder casarse.

Ardama facilito la fuga a Tello. Este debía acudir el séptimo día de su desaparición con un corcel en busca de su amada. Todo había sucedido como estaba planeado y la joven estaba esperando la llegada en la Fuente de Antequera lugar señalado para el reencuentro.

Por la calzada apareció un jinete a todo galope, la joven reconoció en seguida a quien con tanta ansiedad esperaba, con presteza la joven se sube a la grupa del caballo, partiendo los dos veloz de lugar.

Sorprendidas sus compañeras por el hecho, llorosas y llenas de terror, corren a contar a Ibrahim la noticia del secuestro. Lleno de ira monta su yegua y seguido por amigos y servidores parte a por su hija. Toda la noche anduvieron desorientados, pero a la mañana siguiente divisaron a la pareja que avanzaba camino adelante.

Iba ya a darles alcance, cuando los fugitivos percatados del inminente peligro, se apean presurosos y suben a pie por la ladera de un peñasco próximo. Entonces el padre al observar que su hija no era llevada a la fuerza, detuvo el ímpetu de su caballería para repudiar a la hija ingrata y retar al atrevido seductor.

En medio de tantas imprecaciones se dejaba oír la voz de Ardama pidiendo perdón, implorando conmiseración para ella y su amado.

Allá en lo más alto de aquella roca, la silueta de los dos amante se abrazaron y cuando los guerreros de Ibrahim estaban ya muy cerca la pareja, se lanza al vació sin proferir un grito ni una queja y van a estrellarse no muy lejos donde se encuentra el padre de la muchacha. Horrorizado este por la tremenda escena, presa de una horrible convulsión nerviosa cae sin sentido sobre la hierba de la vega antequerana.

Afirman algunos que allí mismo fueron sepultados los protagonistas de esta tragedia, en una misma fosa, por el consternado y afligido Ibrahim.


Fin.

 

 

fotos
Virgen de la Victoria
fotos

     Hay muchas leyendas sobre como apareció la imagen de la Virgen de la Victoria en el campamento del Rey Fernando el Católicos, quizás la más novelesca y seguramente bonita, pero a la vez menos conocida es la que aquí vamos a presentar.





 

    Allá por el año de mil cuatrocientos setenta y tantos, vivía en Madrid un sastre modesto llamado Juan Crisóstomo, hijo de un escultor ya fallecido, quien llevado por su carácter decidido y generoso al salvar de un incendio a una anciana impedida, había sufrido la fractura de la columna vertebral, a causa de esta lesión quedó jorobado. Una desgracia que troncó en definitiva su juvenil gallardía, huyendo de las risas de que le hacían objetos los muchachos y también algunos desalmados, prefiriese pasear durante la noche por las oscuras calles de la villa.

En cierta ocasión, durante uno de sus paseos solitarios y nocturnos, oyó el ruido de dos aceros que chocaban. Detúvose a escuchar, y al poco cesó el batir de las espadas y un grito de mujer cortó los aires. Corrió hacia el lugar y una dama joven le salió al paso suplicando su ayuda. A poco trecho, junto a las tapias del convento de las Bernardas, veíase un hombre tendido e inmóvil, con una espada rota junto a él.

-¡Socorredle, por Dios!- suplico la mujer
-Ayudadme, vivo aquí cerca- repuso Juan

Trabajosamente entre ambos, transportaron al herido, quedando este tendido en el lecho del jorobado, que le fue ofrecido generosamente ante el asombro e inquietud de la madre. Inmediatamente hizo venir Juan al cirujano, quien después de curarle, declaró que su estado era grave, aunque no desesperado.

En un ángulo del dormitorio veíase sobre una mesita de caoba adosada a la pared una imagen sentada de la Virgen, de talla primorosa. El manto que casi la cubría descendía en graciosos pliegos. Aquella imagen era la obra maestra del padre de Juan, conservada por éste como doble reliquia, piadosa y fraternal.

La joven era hija del marqués de Povar, llamabase Isabel, y desde algún tiempo amaba a Carlos, nombre del herido, segundo de una familia noble, pero sin fortuna. Estas relaciones encontraron desde su comienzo, la tenaz oposición del padre de Isabel, llevando su rigor al extremo de encerrarla. Los jóvenes decidieron huir; pero quiso el destino que su hermano, don Luis, descubriera la fuga y riñendo con don Carlos, lo hiriera dejándolo por muerto, después de haber rechazado a su hermana Isabel. La joven termino su relato entre sollozos, y culpándose de todo lo ocurrido. Y arrodillándose ante la Virgen, rezó, oró y pidiéndole para que la iluminara en el camino a seguir, comprendiendo que la severidad paterna no le perdonaría su huida del hogar de sus mayores. Su suerte estaba decidida: abandonaría el mundo vano y se recluiría en un convento.

Aún permaneció varios días en una habitación contigua, doña Isabel, evitando ser vista por su amante. Y una tarde acompañada por el vicario de las monjas de Santo Domingo, confesor de su familia, partió de allí.

Pasaron los días; sano don Carlos y Juan le explicaron todo lo sucedido. El relato llevo la desesperación al ánimo del joven. Carlos dispúsose a partir, mostró su vivo agradecimiento a Juan y a su madre, tan generosos amparándose de su desgracia y les rogó aceptaran una rica sortija como recuerdo de su estancia en aquella morada. Juan a su vez, le mostró su deseo de regalarle la imagen de la Virgen, quien parecía haberle salvado de tan duro trago.

Trascurrido algún tiempo, don Carlos se alistó como soldado en las huestes del rey don Fernando, que hacia la guerra en Andalucía contra los moros, confió en Sevilla a un sacerdote pariente de su padre la imagen de la Virgen, a quien la dejo en depósito con la condición de que la entregaría a quien la reclamara con un escrito de su puño y letra.

Don Carlos pudo conseguir el grado de alférez, pero en una celada tendida por los moros fue herido de gravedad y llevado al real, pidió hablar con el rey don Fernando, que acudió solicito, oyendo de labios del herido el siguiente relato: "Señor, soy dueño de una imagen de la Virgen, hubo una noche que el alma de una muchacha y la mía estuvieron a punto de perderse, pero nos bastó mirar su divino rostro para salvarnos. Nadie más digno que vuestra alteza y la reina Isabel para conservar a tan digna Señora". Murió tranquilo el bravo alférez, sabiendo que el rey aceptaba su ofrecimiento y a los pocos días la imagen tallada por el padre de Juan llegaba a Marbella. Desde esta fecha acompaño al ejército cristiano hasta que en la toma de la ciudad de Málaga, los reyes mandaran construir un templo donde recibiría adoración.


Fin.

 

.


Imprimir

Principio de Pag.
Página realizada por: Antonio F. Urdiales Urdiales.
Pag. AnteriorPag. Siguiente